Cómo blanquear nuestra ropa sin usar tóxicos

Me gusta mucho utilizar productos alternativos de limpieza que respetan la piel y el medio ambiente, os voy a contar un poquito sobre el cloro en los artículos de higiene que usamos y como podemos blanquear nuestra ropa blanca sin utilizar lejía.
Hay alternativas para blanquear nuestra ropa y nuestros pañales con productos libres de cloro. El cloro doméstico que utilizamos se denomina hipoclorito de sodio diluido en agua, en una proporción que va de 3- 10%, es un oxidante que degrada el color y elimina los microorganismos, virus y bacterias, (por eso desinfecta), eliminando también las buenas.

En el blanqueamiento de tejidos y celulosa (para hacer tampones, compresas, pañales desechables, papel higiénico, etc.) se generan dioxinas (se definen como compuestos químicos que son contaminantes ambientales persistentes según la OMS, y preocupan por su elevado potencial tóxico, no es un producto en sí, sino un subproducto de los procesos industriales donde se usa cloro) que se quedan impregnadas en los tejidos, si son monouso como las compresas o tampones no hay opción a que se liberen con el lavado, de tal manera que las absorbemos por la piel y las mucosas, en los tejidos convencionales existen también esas dioxinas, que acaban desapareciendo con los lavados. Aunque se utilicen algodones no blanqueados, es posible que lleven dioxinas también, ya que el cloro se utiliza en herbicidas y pesticidas empleados durante su cultivo. Las dioxinas aparecen en muy pequeñas cantidades en todos estos artículos, el verdadero problema es que son bioacumulables en los tejidos grasos de los organismos, de tal manera que las exposiciones continuadas van aumentando su concentración, teniendo en cuenta que no sólo se encuentran en los productos higiénicos, sino sobre todo en los alimentos (carnes y derivados).

¿Cómo podemos blanquear nuestra ropa entonces? Si te gusta tener pañales y prendas resplandecientes pero no quieres usar lejías hay opciones económicas y más saludables:

– La más económica de todas (y la que más me gusta) es el sol, el sol blanquea, purifica y airea de una manera fantástica, si usas o has usado pañales de tela y la orientación de tu tendedero te lo permite, seguro que has podido comprobarlo.

– Vinagre blanco en el cajetín del lavado junto con tu detergente habitual. (1/2 taza aprox.) Si lo usas con prendas elásticas como pañales de tela con moderación, un uso prolongado puede deteriorar elásticos.

– Bicarbonato sódico en el cajetín junto con tu detergente (1/2 taza más o menos), para manchas más rebeldes puedes hacer una pasta con bicarbonato y agua y aplicarla encima de la mancha.

– Limón: un remojo con agua muy caliente con rodajas de limón, o con el zumo del limón directamente en la lavadora junto con tu detergente.

– Agua oxigenada, un remojo con agua oxigenada ayuda a quitar algunas manchas, es eficaz con las manchas de sangre (la sangre lavarla siempre en agua fría, y cuanto más fresca mejor saldrá).

– Percarbonato de sodio (agua oxigenada y carbonato de sodio), como complemento del lavado o directamente sobre la mancha en remojo durante un tiempo, actúa mejor con agua caliente. Es importante aclarar muy bien y seguir las recomendaciones del fabricante. Si lo aplicas en una prenda de color debes tener en cuenta que utilizarlo directamente sobre la mancha puede decolorar un poco la zona.

Espero que os resulte útil, si conoces alguna manera más para tener las prendas bien blancas, ¡me encantaría conocerla!

Gracias.

 

Leticia del Olmo
Leticia del Olmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.