Discos de lactancia de tela, de usar y no tirar

¿Porqué usar discos de lactancia de tela en vez de discos desechables?

Como todo es una opción personal, pero estos son algunos de los puntos a tener en cuenta:

Los discos desechables están hechos fundamentalmente de celulosa blanqueada con cloro, plásticos y productos químicos superabsorbentes, que sin bien consiguen un producto muy fino con una gran capacidad de absorción, no respetan la piel (incluso pueden llegar a resecarla, facilitando así la aparición de grietas) ni el medio ambiente, ni en la fabricación ni posteriormente, ya que no son biodegradables. Existen variantes de discos desechables que minimizan bastante el uso de componentes nocivos, como el cloro, y que en vez de celulosa utilizan algodón, incluso algodón orgánico.

Aunque la cantidad de discos de lactancia de tela usados depende de cada mamá, (hay mujeres que tienen muchas pérdidas de leche y hay otras que a penas mojan los discos, hay mujeres que amamantan durante mucho tiempo, y otras unos meses…), es verdad que se genera un residuo de difícil gestión posterior sólo por su uso durante unas horas. Podemos pensar que resulta mas cómodo usar desechables, pero lavar un disco de lactancia de tela es como lavar un calcetín…, a la lavadora, secar y reutilizar, hasta que dejes de mojar.

Te valdrán durante varias lactancias, la inversión inicial en productos lavables es siempre es mayor, pero a la larga compensa en salud y en gestión de residuos.

Para el lavado recomiendo usar detergentes o jabones eco, las sustancias nocivas que se van por el desagüe acaban en el mar contaminado a su paso, pero también quedan impregnadas en las prendas y las absorbemos a través de la piel. No recomiendo utilizar lejía ni suavizantes, éstos no se aclaran, se diluyen en el agua del último aclarado para dar a los tejidos olor y quitar la aspereza, permanecen en las prendas y nuestra piel los recoge, si lo usamos también en los discos, la boca del bebé estará en contacto con él. Puede sustituirse por un chorrito de vinagre en el cajetín del suavizante, se evapora en el secado y no huele.

¿Te ha parecido interesante? ¿Tienes más dudas? Cuéntame, estaré encantada de hablar contigo.

Leticia del Olmo
Leticia del Olmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.